Confesiones de una cifra más en la estadística nacional

Soy una de las estadísticas que viven la violencia de género en carne propia, y tal como lo dicen los datos, es un miembro cercano el que la ejerce, cobijado en una cultura misógina que lo pone en una situación de privilegio, donde ninguna de sus agresiones o abusos tienen