Un pequeño sueño

Caminaba con cierta prisa entre arboles titánicos que mi vista no llegaba a apreciar sus copas teniendo mi posición y una espesa neblina como obstáculos. Extraviada en el desconocimiento del fantástico bosque que al dar cada húmedo y helido paso me revela sublimes rarezas.

Inmarcesible

LA MUJER QUE VIVIA CON UN TALADRO Había una vez una mujer que vivía con un taladro, el taladro siempre la agujeraba, le hacía hoyo tras hoyo, no importa cuanto se enojara ella, con ella o con el taladro, no importa cuanto le pidiera ella al taladro que ya no la lastimara,

Amarte sin conocerte – Capitulo 3 (parte 1)

Celia caminaba hacia el interior de la gran casa con varias bolsas quehabía bajado de su auto. -¡Ya he regresado! – anuncio al atravesar la puerta y alguien ya laesperaba-Que bien que hayas regresado, ¿ya tienes todo preparado? –-Si tía, aunque tengo que

Amarte sin conocerte – Capitulo 2 (parte 3)

Durante el resto de la noche los chicos atendieron a la prensa, cantaronun poco para los fans de modo improvisado, ofrecieron bocadillos ybebidas para los asistentes; las chicas se mantuvieron juntas lo másque se podía, pero Esmeralda quería ir al baño y por la enorme fila

Amarte sin conocerte – Capitulo 2 (parte 2)

La fila finalmente comenzó a aligerarse y eso ocasionaba que laspersonas comenzaran a gritar, las chicas por su parte se abrazaron dela emoción y dieron pequeños saltitos en su lugar; se encontraban en lapuerta finalmente, cuando el guardia miro sus boletos les indico que

Amarte sin conocerte – Capitulo 2 (parte 1)

Llegaron en auto lo más cerca que se pudo del recinto donde sería elmega concierto, pero las chicas tendrían que seguir a pie por un tramodebido a todo el tráfico que había y las multitudes de personas queinundaban las calles; era obvio que este concierto era todo un suceso

Amarte sin conocerte – Capitulo 1 (parte 4)

************************************************************************ ALGUN TIEMPO ATRÁS:-Vamos Fernanda cambia el canal por favor- decía una fastidiadaCelia medio recostada en el sofá de su casa -No Celia, no quiero hacerlo; quiero ver este programa deentrevistas, además

Fantasma sin límites

Los recuerdos que tengo de mamá son como agua en movimiento: imágenes ondulantes fuera de foco, escenas borrosas o imperceptibles en su totalidad para mi exigua memoria...