La mar atemporal.

Mi alma en grietas. Con un ojo de pirata por hacerte tantos guiños, concediendo luz a textos, encuentra calma ahorcando fotos, inventando una ley que detiene el tiempo. Y tu contando historias en alguna parte del universo, iluminando a las estrellas con tus relatos, porque

Un pequeño sueño

Caminaba con cierta prisa entre arboles titánicos que mi vista no llegaba a apreciar sus copas teniendo mi posición y una espesa neblina como obstáculos. Extraviada en el desconocimiento del fantástico bosque que al dar cada húmedo y helido paso me revela sublimes rarezas.

Fluir como la tuna.

Siento morderte el pastel de zanahoria. Siento amarte y la incapacidad de saltar para zambullirme entre tus olas, siento los sonidos de aeropuerto, siento Nueva York. Siento la navidad desde otoño, siento los espacios vacíos del texto, siento la luna. Siente el amanecer, el